Alcaliniza tu organismo y disfruta mejorando tu salud 20.06.2017

Alcachofa

Alcaliniza tu cuerpo

Tener un estilo de vida más saludable muchas veces puede sonar difícil, pero ahora, mejorar tu calidad de vida de manera significativa, permanente, natural y disfrutarlo es cada vez más sencillo.

El principio de acidez y alcalinidad en la sangre de nuestro organismo debe mantenerse en equilibrio para estar sanos. El PH en la sangre lo regulamos a través de una alimentación saludable, por lo que los alimentos que consumimos deben estar llenos de nutrientes, micronutrientes, enzimas, clorofila, minerales, vitaminas, proteínas de alta calidad o grasas buenas, entre otros factores.

Los alimentos que producen acidez en el organismo son los procesados, la carne no ecológica, el pescado contaminado con mercurio, alimentos fritos, harinas refinadas, azúcar refinada, galletas, pastas, bollería con conservadores, gaseosas, aditivos químicos, entre otros.

Alcalinizar el cuerpo es llenar tu cuerpo con alimentos y líquidos, naturales, ecológicos, libres de químicos y pesticidas y contaminantes. Alcalinizar puede revertir fácilmente algunos retos de salud que predominan actualmente, particularmente las que se encuentran en etapa de gestación de enfermedades.

Hay varios factores que considero fundamentales para lograr el equilibrio y la alcalinidad en nuestra alimentación, como la ingestión de comida natural, el proceso de elaboración de los alimentos, entre otros: 

  1. En ayunas: toma una taza de agua natural con el zumo de una lima o un limón. La lima es una fruta ácida sin embargo funciona como antioxidante y desintoxicante natural ayudando a alcalinizar tu organismo.
  2. Raw food: En cuanto a consumir comida viva o raw food, es importante lavar y desinfectar a consciencia con jabones y desinfectantes ecológicos los alimentos, también que sean variados, equilibrados en sabores y colores. A veces le llaman también comida viva, natural o mejor aún si es ecológica ya que estará libre de pesticidas o contaminantes
  3. Proceso  y temperatura de cocción: Cocina tus alimentos en sistemas de cocción naturales, utilizando materiales como por ejemplo el titanio, ya que no tiene porosidad, no deja residuos y el calor es repartido de forma uniforme. En cuanto a la temperatura máxima para conservar y mantener nutrientes es de 88°, por lo que procura cocinar con la llama baja. Cocinar las verduras al vapor es una opción ya que pierdes menos nutrientes que friéndolos por ejemplo.
  4. Clorofila viva:Es importante consumir vegetales verdes. Diferentes estudios han demostrado que la estructura molecular de la clorofila es idéntica a la de la hemoglobina, por lo que llenarlo de clorofila ayudará a la producción de células sanguíneas rojas sanas, así como promover la regeneración de las deficientes. Logrando así, que los órganos se fortalezcan estructuralmente y te puedas sentir mejor.
  5. Nutrición: Las verduras, frutas y semillas contienen grandes cantidades de vitaminas, minerales, enzimas, antioxidantes y fitonutrientes que el cuerpo absorbe al poco tiempo. Preparalas con distintas combinaciones sanas y notarás pronto la diferencia.

Perla Osollo

Health Coach

IIN Institute for Integrative Nutrition, New York

http://www.integrativenutrition.com/health-coaching

21 de Octubre de 2016

Yael Osollo

Nutrióloga

https://www.almaterra.com.mx/blogs/news

19 de Febrero de 2015

Advertencia:
El contenido del presente sitio web es de carácter general y tiene una finalidad meramente informativa, sin que se garantice plenamente el acceso a todos los contenidos, ni su exhaustividad, corrección, vigencia o actualidad, ni su idoneidad o utilidad para un objetivo específico. Toda la información que se ofrece a través de esta página web no sustituye, en ningún caso, un asesoramiento sanitario cualificado.
Tecocina declina toda responsabilidad sobre las consecuencias que un mal uso de este contenido pueda tener en la salud de los pacientes. Así mismo se recomienda que los pacientes comuniquen a su Doctor qué terapias complementarias les acompañan durante los tratamientos convencionales.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *