Quien no madruga, su cuerpo ayuda

Estamos ocupados, hemos de resolverlo rápido, así nos pondremos otra tarea y podremos aprovechar más el tiempo, y mejor, nada de perderlo, parar es de desocupados, dormir…de vagos. Está muy mal visto detenerse un momento a descansar hoy en día, levantarnos algo más tarde alguna vez y nos falta el hábito de ir a la cama temprano.

Lamentablemente, esta falta de descanso y sueño nos está pasando factura a la salud. Muchos estudios asocian la falta de sueño a enfermedades que usualmente relacionamos con la alimentación como es el caso de la obesidad o la diabetes. Y es que no podemos engañar a nuestra naturaleza, estamos diseñados para tener un día de actividad y una noche de reposo.

El remedio para prevenir todo este tipo de enfermedades es llevar una vida muy activa y devolver al cuerpo su normalidad: Como me canso mucho de día duermo mucho de noche. Tenemos que procurar evitar estar quietos más de dos horas al día, siempre que podamos darnos un tiempo para andar o correr ya puestos, si no tenemos hábito siempre es buen momento para empezar.

No olvidemos que lo mínimo recomendado es dormir 8 horas y que aunque creamos que no las tenemos es cuestión de organizarnos bien, que cuando dormimos lo que toca, rendimos el doble, nos cansamos la mitad y tenemos mucho más tiempo para dedicarnos a nosotros. No es necesario ir diariamente al gimnasio, cambiar el ascensor por las escaleras, ir a pié a hacer la compra, alargar el paseo del perro… Pero debemos comprometernos y empezar hoy, cada día cuenta, si lo posponemos para el lunes, perderemos este fin de semana, si lo posponemos para el invierno, este mes; tus propósitos para año nuevo pueden ser para hoy.

¡Ahora a pensar en ello dando un paseo, o consultándolo con la almohada!

Para una vida saludable, grasas saludables

¿Cuánta cantidad se debe aportar de este tipo de ácidos grasos?
Para obtener una salud óptima, la ingesta de grasas saturadas y monoinsaturadas saludables, de alta calidad, debe ser 50 a 85% del total de calorías consumidas diariamente.

Pero…¿Cuáles son estos ácidos grasos saturados y monoinsaturados de calidad y saludables?

Hay varias fuentes, pero la principal son los vegetales. Debes recordar que las grasas tienen una afinidad especial por los tóxicos, por eso es fundamental orientar tu elección hacia las fuentes de ácidos grasos no tratados, de origen biológico u orgánico. Esto es imperativo, de lo contrario perderíamos todo el beneficio deseado.

¿Cuáles son las fuentes vegetales?
– La grasa o aceite de coco.
– Frutos grasos tales como el aguacate o la oliva.
– Nueces: anacardos, pacanas o nuez de Pecán, macadamia, avellanas, etc…
– Semillas y frutos secos: almendras, semillas de sésamo, piñones, semillas de girasol, castañas…

¿Cuáles son los buenos aportes de ácidos grasos animales?
– Mantequilla, preferiblemente cruda y de origen biológico, orgánico o biodinámica.
– Lácteos enteros de origen biológico, orgánicos o biodinámicas.

Los ácidos grasos de tipo omega-3 también forman parte de las contribuciones indispensables.
Idealmente, la relación de ácidos grasos omega-6 y omega-3 debe ser 1/1. En nuestra dieta actual, esto es completamente desequilibrado. Puede variar desde 20/1 a 50/1.Para re-equilibrar esta relación, simplemente hay que reducir el omega-6, que se encuentra principalmente en los aceites de maíz, soja, canola, cártamo, cacahuete y girasol.

Dado que los aceites de maíz y soja se encuentran entre los más transformados, contaminados por los pesticidas y genéticamente modificados. Para aumentar la ingesta de ácidos grasos omega-3, debemos buscarlo en fuentes animales, tales como el aceite de krill o de hígado de bacalao.También se encuentra el omega-3 de origen vegetal en aceites de semillas de clavel, las nueces, el lino, el cáñamo y la camelina. Sin embargo, en el caso del omega-3, se encuentra más en los animales, en comparación con su origen vegetal.

Adaptado de Saludyalimentación