Sano parece, pésimo es

Hoy vamos a profundizar un poco más en un tema que parece que nos toca de lejos, pero a medida que van cambiando nuestros hábitos alimenticios se va acercando más y más: Las grasas trans.

Lo primero es preguntarnos ¿qué es una grasa trans?. Las grasas trans son aceites de origen vegetal que han sido sometidos a un proceso de hidrogenación por eso también se las conoce como grasas hidrogenadas. Una vez sabemos lo que han hecho con estas grasas, hay que preguntarse ¿para qué lo han hecho?, el objetivo del proceso es estabilizar y solidificar los aceites;  como por ejemplo, convertir aceite de girasol en margarina. Esto sirve para que la comida dure más tiempo, tenga mejor aspecto y sea más apetecible.

Y ahora que sabéis qué es y para qué sirve, sólo queda hablar de sus perjuicios. Las grasas trans que en muy pocas ocasiones encontramos en la naturaleza, nos producen muchísimo colesterol “del malo”(LDL) y no sólo eso, favorecen la destrucción del colesterol “bueno”(HDL). Este efecto es el que a largo plazo acarrea todo tipo de problemas cardíacos, circulatorios,etc… De modo que no hay que hablar de moderar su consumo, hay que tratar por todos los medios de erradicarlo ya que no nos aporta ningún beneficio.

Para saber por donde empezar, os haré una breve lista de donde solemos encontrar grasas trans:
-Las margarinas, que aunque se promocionen como sanas, son grasas artificalmente saturadas malísimas para el cuerpo.

-La bollería industrial: una magdalena está seca a los dos días de sacarla del horno; si sigue fresca y jugosa es porque contiene estas grasas que hacen que no se ponga mala la comida a costa de la salud.

-Los cereales y galletas de los desayunos, por mucho que lo digan en televisión unas galletas no son el desayuno completo, hay que desayunar fibra, fruta, fiambre y lácteos; para empezar el día con energía.

-Los productos precocinados, si nos apetece lasaña, venden todos los ingredientes ; si nos apetece pizza hay muchísimos locales donde disfrutar de una buena pizza artesanal.

Y no se trata de cogerle ahora el miedo a la grasa, las grasas son fundamentales para nuestro organismo y nos ayudan a la absorción de las vitaminas A,D,E,K… Pero siempre grasas sanas que los que menos excusa tenemos somos los españoles que disfrutamos, y bien barato, de la mejor grasa que existe: El aceite de oliva virgen extra.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *