El que se cuida, ajos come.

El ajo crudo tiene propiedades de todo tipo para proteger nuestra salud, de hecho, tantos son sus beneficios que incluso se ha llegado a hablar de propiedades anticancerígenas del ajo en muchos estudios recientes.

Las propiedades antibióticas del ajo son debidas a la alicina, puede que no os suene, pero la conocéis muy bien: es el aroma que suelta el ajo cuando lo majamos y que nos ayuda a incrementar nuestras defensas. Así que, ya sabéis, sacad de la nevera ese pack de actimel y poned una cabeza de ajos

Además, el ajo reduce el colesterol y la presión arterial por lo que la Fundación Española del Corazón (FEC) nos insta a incluirlo en una dieta saludable

El ajo tiene un gran contenido en vitaminas del complejo B, que nos ayudan a sacar energía de la comida, mantener nuestro sistema inmunitario y hasta colaboran en la salud mental. También contiene minerales como el calcio, fósforo, potasio y magnesio que nos harán estar vitales y sacarle el máximo partido a nuestra energía.

Por si fuera poco, el ajo es muy bajo en calorías y tiene un gran sabor, eso lo convierte en un aliado esencial de la cocina ayudándonos a preparar platos exquisitos reduciendo el consumo de sal del que más adelante hablaremos.

Fuera de la cocina el ajo sirve para curar picaduras y como desinfectante para la piel.

Es importante que puestos a elegir ajo os decantéis por ajo morado de las Pedroñeras, no sólo nuestro favorito en Tecocina, también el de más calidad

Terminamos con una receta muy sencilla con ajo crudo, porque ya sabéis: “ajo cocido, ajo perdido”

Ajoblanco
Ajo blanco
-100 gr. de almendras crudas y peladas.
-150 gr. de pan (si es duro hay que ponerlo previamente en remojo)
-2 dientes de ajo
-1 litro de agua
-100 ml. de aceite
-Un chorrito de vinagre de vino blanco
-Sal

Tan sencillo como triturar todos los ingredientes sólidos juntos y luego añadir el aceite en hilo fino mientras batimos para hacer la emulsión, al acabar añadir el vinagre y el agua muy fría y batir hasta que quede homogénea la mezcla.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *